CONSULTORÍA ESTRATÉGICA EN TECNOLOGÍAS
DE LA INFORMACIÓN Y COMUNICACIONES

CONSULTORIA EN REDES Y SERVICIOS DE TELECOMUNICACIONES






Llamar desde la Web ya es posible

Autor: Ramón Jesús Millán Tejedor

Publicado en Telefonía y Comunicaciones para Todos nº 210, Novocuatro Ediciones, 2012

Descargar el artículo en PDF



Introducción

En el año 2003 nació Skype, una novedosa aplicación que ofrecía conversaciones de mensajería instantánea, voz y vídeo de forma gratuita. Sin lugar a dudas, la aparición de Skype, que incentivó la aparición de otras tantas aplicaciones OTT (Over-The-Top) similares, ha supuesto un fuerte varapalo a los ingresos de los operadores de telecomunicaciones tradicionales de todo el mundo. Hoy en día, Skype es parte de Microsoft, cuenta con más de 700 millones de usuarios, y según datos de Telegeography acapara más del 25% de las llamadas internacionales de larga distancia, de las que alrededor del 50% es vídeo. Skype, empleado tradicionalmente sólo a través de redes fijas, está ahora creciendo en el mundo móvil, con lo que se acentuará la pérdida de ingresos por parte de las operadoras. Los operadores tradicionales no están nada contentos con esta situación y desearían poder filtrar o hacer pagar por utilizar sus redes a estas aplicaciones OTT (Over-The-Top).

El modelo de negocio de las OTT es fidelizar al mayor número de usuarios posible, ofreciéndoles un servicio básico fácil de usar, de calidad y gratuito, que tratan de rentabilizar económicamente mediante: publicidad, conectividad a la red telefónica básica, servicios de valor añadido (por ejemplo, videoconferencias con más de dos usuarios), o adquisición por parte de otras empresas que las integren en su servicio. La principal fuente de ingresos de Skype es la conectividad con la red telefónica básica, por ejemplo, mediante las llamadas “click-to-call” a través de un plugin instalado en el navegador Web.

Sin embargo, ¿qué pasaría si los usuarios y aplicaciones Web pudieran establecer comunicaciones en tiempo real a través del propio navegador?... Si esto es posible desde hace algún tiempo, son necesarias para su funcionamiento extensiones no estándar o plugins propietarias. WebRTC es un esfuerzo de estandarización dirigido por el IETF y el W3C, que formará parte de HTML5 y resolverá estos problemas de interoperabilidad. Estos componentes, cuando están implementados en el navegador, pueden ser fácilmente accesibles mediante un API JavaScript, permitiendo a los desarrolladores integrar comunicaciones en tiempo real dentro de sus aplicaciones.

De este modo, WebRTC va a suponer un cambio disruptivo en el panorama actual de telecomunicaciones, afectando sobre todo a las OTT. Mientras las distintos OTT utilizan protocolos propietarios para sus comunicaciones, WebRTC será estandarizado, asegurando la interoperabilidad entre navegadores y aplicaciones. Aunque WebRTC podría reducir la necesidad de emplear Skype, ¿qué pasa con la “agenda de contactos”?. Pues bien, en la actualidad empresas como Google o Apple están llevando las agendas a la nube, así que este tampoco será un impedimento para el éxito de WebRTC.

Por otro lado, WebRTC es para los operadores, tanto una amenaza como una oportunidad, dependiendo de lo que los operadores hagan con esta tecnología y qué valor aporten a los desarrolladores de aplicaciones Web. Los operadores no van a volver a la época dorada antes de la aparición de las OTT, pero WebRTC les abre un mundo de posibilidades para cobrar por nuevos servicios. La principal ventaja para los operadores es que pueden abrir sus infraestructuras de VoIP y SIP (Session Initiation Protocol) a una nueva red de acceso: la Web 2.0. Los medios en WebRTC van de navegador a navegador directamente, porque se reduce la latencia y se emplea más eficientemente el ancho de banda. Sin embargo, la señalización va a través del servidor Web, lo cual facilita además la interoperabilidad con sistemas fuera de Internet. Para la interconexión de estos dos mundos, serán necesarios “gateways”, que permitan la interoperabilidad, seguridad y control de sesiones de los navegadores a los dispositivos SIP, tanto a nivel de señalización como de medios. Estos dispositivos serán los actuales SBC (Session Border Controllers), con actualizaciones software. Algunas otras posibilidades de rentabilizar WebRTC para los operadores son: ofrecer conectividad a la red telefónica básica fija y móvil, integrar WebRTC con RCS (Joyn), asegurar QoS, ofrecer llamadas de emergencia, señalización basada en SIP, etc.

Un ejemplo típico de WebRTC es el de una agencia de viajes online. Si tenemos alguna duda durante el proceso de compra, podemos llamar directamente a un agente, sin necesidad de utilizar un teléfono o softphones externo y sin marcar ningún digito o usar un identificador de usuario. Además, la aplicación de la agencia puede capturar información en tiempo real de la página que está viendo el cliente, redireccionando la llamada a la persona correcta dentro del call-center. Lo mismo ocurre cuando dos usuarios quieren contactar a través de redes sociales como Facebook, Linkedin, etc., se llaman directamente, sin necesidad de marcar números, intercambiar identificadores, etc.

Comunicaciones en tiempo real en el navegador con WebRTC

Figura 1: Comunicaciones en tiempo real con WebRTC.

Arquitectura de WebRTC

Es importante aclarar que WebRTC es el nombre utilizado por el organismo de estandarización W3C (World Wide Web Consortium) y RTCWeb es el nombre utilizado por el grupo de trabajo “The Real-Time Communications on the Web“ del IETF (Internet Engineering Task Force), pero realmente son lo mismo. El W3C está encargado de estandarizar la tecnología desde la perspectiva de los navegadores y tecnologías Web (HTML5, CSS, etc.) y de definir APIs estándar para que los desarrolles Web utilicen WebRTC en sus aplicaciones. Por otro lado, el IEFT se ha centrado en los protocolos y herramientas que la tecnología utilizará a nivel de transporte, como SRTP, STUN/ICE/TURN, y codecs.

Estado del arte de WebRTC

WebRTC se encuentra en estado de desarrollo y estandarización, con un soporte básico en varios navegadores. Por otro lado, un gran número de desarrolladores están trabajando en pruebas de concepto para varias aplicaciones.

El navegador más avanzado en su integración es Chrome de Google, que incluye partes de la tecnología WebRTC en versiones estables del navegador. Desde la compra de las compañías On2 y GIPS en el año 2012, Google ha sido el principal motor de WebRTC, pues esta tecnología una forma de que los usuarios pasen más tiempo delante del navegador, permitiéndole mostrar más anuncios y capturar más información sobre su perfil de navegación. Así, Google creó WebRTC encapsulando la tecnología de GIPS con un conjunto de APIs JavaScript para desarrolladores Web, la convirtió en código abierto y propuso su estandarización.

Mozilla Firefox y Opera también proporcionan un soporte básico, aunque no tan avanzado como el de Chrome y han anunciado un soporte total para el año 2013.

Microsoft ha estado involucrado en el desarrollo de WebRTC desde 2010, sin embargo, sus contribuciones han sido bastante reducidas, debido a la amenaza que esta tecnología representa para Skype, por la que pagó más de 8.500 millones de dólares en 2011. Así, Internet Explorer, navegador líder en el mercado de PC, aún no cuenta con un soporte básico de WebRTC. En agosto de 2012, Microsoft propuso al grupo de trabajo de WebRTC del W3C su propia tecnología alternativa, conocida por CU-RTC-Web (Customizable, Ubiquitous Real Time Communication over the Web). CU-RTC-Web ofrece una mayor flexibilidad en el uso de las APIs de WebRTC existentes por parte de los desarrolladores, lo cual si bien aumenta su complejidad, permite también un mayor control e información acerca de las sesiones RTC establecidas, mejorando la calidad e interoperabilidad. No está claro si WebRTC incorporará las propuestas de CU-RTC-Web y se desarrollará un estándar común, o bien si acabará como una oferta alternativa.

Finalmente, Apple Safari está por el momento ignorando WebRTC. Apple tiene FaceTime y WebRTC es un estándar, que no es algo que atraiga especialmente a Apple. Es probable que lo acabe adoptando cuando existan aplicaciones útiles y, básicamente, no le quede más remedio para no perder cuota de mercado.


<<< Volver al listado de artículos