CONSULTORÍA ESTRATÉGICA EN TECNOLOGÍAS
DE LA INFORMACIÓN Y COMUNICACIONES

CONSULTORIA EN REDES Y SERVICIOS DE TELECOMUNICACIONES






Telcos: ¿"Smart pipes" o "dump pipes"?

Autor: Ramón Jesús Millán Tejedor

Publicado en Telefonía y Comunicaciones para Todos nº 204, Novocuatro Ediciones, 2012

Descargar el artículo en PDF


Según datos de IDATE, en el año 2014 habrá más de 306 millones de hogares en el mundo conectados por fibra óptica y más de 207 millones de usuarios de LTE. En ambos casos, no sólo hablamos de tecnologías que permiten enormes anchos de banda, sino también de tecnologías completamente IP (all-IP) extremo a extremo. La proliferación de las conexiones de banda ancha "todo IP" es, para muchos expertos, una amenaza para los operadores (telcos), pues esto propiciará su declive, quedando definitivamente relegadas a meros proveedores de capacidad (dump-pipes). La voz, auténtica "vaca lechera" de los operadores fijos se acabó con Skype, pasando a ofrecer las tarifas planas de telefonía como un ‘gancho’ para atraer y retener a los clientes de banda ancha fija. La banda ancha móvil, aunque es una nueva fuente de ingresos para las operadoras móviles, está ya dañando seriamente los extraordinarios márgenes que obtenían con los SMS, debido a la proliferación de aplicaciones de mensajería como BB Messenger o WhatsApp. El problema de fondo es que la conectividad de banda ancha de por sí, no ofrece capacidad de diferenciación entre operadores, por lo que sufre una gran competencia en precios; es decir, se trata de una "commodity".

Competicion OTT vs OperadorasLas redes "todo IP" y las tarifas planas, por lo tanto, permiten irrumpir con fuerza en el área de servicios de telecomunicaciones a las aplicaciones desarrolladas por "start-ups" del mundo Internet, las conocidas como OTT (Over-The-Top); empresas criticadas por los operadores, porque no tienen que acometer las elevadas inversiones que ellos realizan (infraestructura, espectro, etc.) y que no están sujetas al mismo nivel regulatorio (números de emergencia, servicio universal, intercepción de llamadas, etc.), que en muchas ocasiones limita la capacidad de innovación. Sin embargo, los operadores no deben olvidar que esta revolución tecnológica es realmente una oportunidad excelente para ahorrar costes y para convertirse en proveedores de servicios integrados e inteligentes (smart pipes) y posicionarse en la parte del negocio que permite mayores márgenes y capacidad de diferenciación… ¿Por qué no puede un operador ser a la vez una OTT sobre su propia infraestructura y la de otros operadores? Es algo que Telefónica ya está tratando de hacer con notable éxito con Jajah o Tuenti.

Pues bien, un elemento importantísimo para conseguir este nuevo posicionamiento de los operadores está en la adopción de IMS (IP Multimedia Subsystem). IMS es una arquitectura de referencia genérica para ofrecer servicios multimedia estándar sobre infraestructura IP, independientemente de la tecnología de acceso y terminal empleado, incluso pudiendo transferir sesiones multimedia entre distintos dispositivos en tiempo real. IMS ofrece una sensible reducción del CAPEX y OPEX para los operadores, es decir, les permite ofrecer servicios avanzados a un coste muy inferior al que afrontaban tradicionalmente. IMS proporciona una serie de funciones comunes (facturación, presencia, encaminamiento, provisión, gestión de grupos y listas de contactos, etc.) que son genéricas en su estructura e implementación, y que pueden ser reutilizadas por todos los servicios de la red. Esto además facilita y acelera el proceso de creación y suministro de servicios, la reutilización de infraestructura de transporte de red y de servidores de aplicaciones, y minimiza el inmovilizado fijo y la necesidad de personal técnico en todas las áreas (provisión, operación y mantenimiento, facturación, etc.). IMS permite además a los operadores ofrecer paquetes integrados de servicios eficientes en términos de funcionalidad, precio y calidad, que les permitan hacer frente a los nuevos y agresivos proveedores de servicios de Internet y entrar en nuevas áreas de negocio, ganando nuevos clientes y fidelizando a los existentes.

Pero, ¿por qué los usuarios pueden preferir utilizar VoLTE o RCS-e (Rich Communication Suite enhanced) sobre IMS en vez de Skype, WhatsApp, iMessage, ChatON, Facebook Messenger, etc.?. Aunque el precio de los servicios de los operadores sea superior, éstos pueden explotar la seguridad, calidad de servicio, capacidad de localización, fiabilidad e interoperabilidad de sus redes. Internet es una red abierta y neutra, que no distingue entre distintos tipos de tráfico (voz, email, transferencia de ficheros, vídeo en tiempo real, etc.) y usuarios. Así, las conexiones de las aplicaciones OTT atraviesan una serie de nodos y servidores que dependen de varios proveedores y donde no existen unos acuerdos de calidad de servicio, todo se cursa siguiendo la política “best-effort” y todos hemos experimentado en varias ocasiones los problemas que ofrecen estas conexiones (retardos, cortes de comunicación, ataques de denegación de servicio, intercepción de las comunicaciones, comunicaciones con usuarios que se hacen pasar por otros, etc.). Además, para comunicarse con las aplicaciones OTT, los dos usuarios deben emplear este "softphone", que no es un estándar universal (muchas veces el software no es ni tan siquiera multiplatforma), ni un servicio regulado (de hecho, no pueden ser empleados a día de hoy en muchos países).

Si por ejemplo, los servidores bancarios estuvieran alojados en el propio operador, siguiendo el paradigma "cloud computing" e integrados con IMS (es decir, se convirtieran en un "application server" de IMS), se terminarían muchos problemas de seguridad y conectividad, aumentando el número de usuarios de la banca online y, a su vez, permitiendo la integración de servicios de asesoramiento telefónico en el propio interfaz Web, sin necesidad de que el usuario realice nuevas autenticaciones desde el terminal telefónico, sufrir altos tiempos de espera hasta hablar con un consultor, esperar a que el consultor experto en el área que desea consultor esté disponible, etc. En cambio, desde este nuevo paradigma, un usuario al acceder con su interfaz Web al banco, estaría autenticado y cuando realiza una operación, por ejemplo con el bróker online y tiene un problema, puede pulsar un botón "click-to-call" y sin tener que esperar al teléfono, cuando un operador especializado en el tema esté disponible, le llamará a su móvil sin necesidad de que el usuario vuelva a autenticarse y con la misma información que el usuario estaba viendo en su terminal y que generó la consulta. Este nuevo paradigma de comunicaciones unificadas tiene así un claro beneficio para operadores, empresas y usuarios.


<<< Volver al listado de artículos