CONSULTORÍA ESTRATÉGICA EN TECNOLOGÍAS
DE LA INFORMACIÓN Y COMUNICACIONES

CONSULTORIA EN REDES Y SERVICIOS DE TELECOMUNICACIONES






La necesaria regulación de las OTT

Autor: Ramón Jesús Millán Tejedor

Publicado en Telefonía y Comunicaciones para Todos nº 259, Novocuatro Ediciones, 2017

regulacion over-the-top


Las operadoras de telecomunicaciones españolas han pedido reiteradamente a la Comisión Europea, una regulación que sea la misma para ellas y las firmas de Internet. Sin lugar a dudas, la regulación del “entorno digital” del Viejo Continente ha estado claramente anticuada y anclada en las características inherentes a las redes telefónicas de par trenzado de cobre construidas por los antiguos monopolios públicos, desincentivando las grandes inversiones necesarias en nuevas redes capaces de soportar los nuevos servicios digitales del s. XXI (VoD, IoT, coche autónomo, telemedicina, inteligencia artificial, etc.).

Las operadoras de telecomunicaciones contribuyen enormemente al desarrollo socioeconómico de España: crean miles de puestos de trabajo directos e indirectos, soportan cargas fiscales muy superiores a las de otros sectores estratégicos y tienen una gran influencia en la mejora de la calidad de la educación, la capilaridad de la sanidad, el incremento de la productividad e innovación de las empresas, la reducción de consumo energético y emisiones de CO2, etc. La construcción de redes de telecomunicaciones de baja latencia y alta velocidad, capacidad, seguridad y fiabilidad, requiere de grandes inversiones, con un retorno a largo plazo y un notable riesgo; pero simultáneamente, se trata de un mercado altamente regulado, con continuos precios a la baja.

Los operadores sufren una competencia feroz no sólo entre ellos, también con las OTT (FaceTime, Skype, Viber, Whatsapp, Messenger, Snapchat, WeChat, etc.) que tienen un alcance “global” y en varias ocasiones mayor número de usuarios y beneficios. Las operadoras estaban compitiendo en clara desventaja respecto a ellas y la protección del consumidor y la lucha antimonopolio, debían extenderse también a las OTT. De hecho, las OTT pueden ofrecer muchos servicios “gratis” (realmente la mayoría se financian con publicidad), porque no tienen que incurrir en esta desproporcionada legislación local, nacional y europea, suelen recurrir a la “ingeniería fiscal” para minimizar sus impuestos y acostumbran concentrar su base laboral fuera de España, reduciendo al máximo el empleo, talento y riqueza local.

En este entorno, no es de extrañar que el poder de las OTT no deje de crecer, como demuestra la apuesta por RCS (grupos de mensajería instantánea, videollamadas, envío de ficheros, etc.) por parte de Google. Muchos operadores (Deustche Telecom, Orange, Telenor, Vodafone, etc.) han anunciado que van a ofrecer RCS no sólo utilizando los clientes RCS de Android, sino también Google Jibe, cuya infraestructura procede de la adquisición de Jibe Mobile el 30 de septiembre de 2015. Es decir, toda la infraestructura clave para ofrecer RCS será externalizada a Google y los operadores se van a convertir en meros “transportistas” del servicio. Aunque a corto plazo, pueda ser visto por los operadores como una forma de ofrecer RCS reduciendo la inversión en CAPEX, hay que tener en cuenta que Google va a tener acceso a información clave de los abonados de las operadores (quienes son sus contactos, cuándo y dónde están conectados, cuándo y cómo se comunican, etc.), algo importantísimo en la Era del “big data” y del “analytics”. Otros actores, como Samsung, también se han dado cuenta de esta gran oportunidad y de ahí el anuncio de compra de NewNet Communication Technologies el pasado 15 de noviembre de 2016.

No obstante, la Comisión Europea ha empezado a tomar conciencia del problema, que está impactando en la rentabilidad y el empleo, tanto en los operadores (Orange, Telefónica, Vodafone, etc.), como a los fabricantes de infraestructura de telecomunicaciones (Ericsson, Cisco, Nokia, Oracle Communications, etc.). Finalmente, el pasado 14 de septiembre de 2016, la Comisión Europea dió un paso muy positivo para establecer unas reglas equitativas para todos. De acuerdo a la nueva propuesta de modificación de la actual legislación, los servicios que utilizan su propia “numeración”, como por ejemplo Skype, deberán proporcionar información contractual a sus clientes y permitir la portabilidad. Por otro lado, entre otras obligaciones, todas las OTT deberán garantizar que sus clientes puedan realizar llamadas de emergencia, que sus redes y servidores son seguros, que se salvaguarda la privacidad de sus usuarios, asegurar la intercepción legal de llamadas y que los usuarios con discapacidad tengan un acceso equivalente a sus servicios. Sin lugar a dudas, son muy buenas noticias para el sector de las telecomunicaciones en España.


<<< Volver al listado de artículos