CONSULTORÍA ESTRATÉGICA EN TECNOLOGÍAS
DE LA INFORMACIÓN Y COMUNICACIONES

CONSULTORIA EN REDES Y SERVICIOS DE TELECOMUNICACIONES






FTTT (Fiber-To-The-Tower) & FFTA (Fiber-To-The-Antenna)

Autor: Ramón Jesús Millán Tejedor

Publicado en Conectrónica nº 162, GM2 Publicaciones Técnicas, 2012

Descargar el artículo en PDF


"Mobile backhaul" es el medio por el que las estaciones base celulares, eNode B en el caso de 4G, se conectan al centro de conmutación del operador, o SAE GW y MME, sobre una diversidad de medios. Debido a razones técnicas y económicas, es una de las partes de la red que más atención está suscitando en los últimos años, debido a los grandes requerimientos de ancho de banda asociados a HSPA y LTE.

Antena de telefonia movil

En las 2G y los primeros servicios 3G era suficiente con un pequeño número de enlaces TDM E1/T1, dado que cada canal de voz consumía tan sólo 8 kbps. Sin embargo, los requerimientos de HSPA y LTE no hacen económicamente viable el uso de los tradicionales enlaces E1/T1, pues el ancho de banda que puede consumir un usuario con banda ancha móvil puede ser de varios Mbps. Así, mientras en una estación 2G era suficiente con 1-2 E1 por estación base, HSPA requeriría de 8-16 E1. LTE permite ofrecer unos anchos de banda y eficiencia espectral mucho mayores que las tecnologías predecesoras. LTE permitirá velocidades de más de 150 Mbps de descarga y 50 Mbps de subida. LTE es una tecnología “todo IP”, lo que supone la transición de 3G, de TDM o ATM a portadoras IP para el transporte del tráfico de usuarios y de señalización, suponiendo grandes cambios en la red de “backhaul”.

Por motivos de cobertura, terminales, etc., las redes 4G y 3G/2G coexistirán durante varios años. Así, dependiendo de la infraestructura desplegada por el operador y la tecnología radio (2G, 3G, 4G), la solución óptima técnica y económicamente pasará por equipos sobre distintos medios físicos: radio (equipos de microondas PDH, SDH, Ethernet o híbridos TDM-paquetes), cobre (equipos xDSL) o fibra óptica (equipos GPON, fibra P2P o WDM-PON). El tráfico generado por estos equipos será agregado empleando equipos SDH-NG, Carrier Ethernet, ATM o IP/MPLS. Este cambio gradual a un transporte IP simplificará el diseño de la red, reducirá los gastos de infraestructura y permitirá gestionar todas las tecnologías de acceso sobre una misma red troncal.

Aunque los medios físicos más utilizados históricamente para “mobile backhaul” han sido la radio y el cobre, la reducción de precios de la fibra óptica y sus conocidos beneficios, así como los exigentes requisitos de LTE, la han convertido en el medio idóneo para realizar esta conexión entre la red de acceso radio y la red troncal del operador. Así, han aparecido los términos FTTT (Fiber-To-The-Tower) o FTTCS (Fiber-To-The-Cell-Site); por analogía a la FTTH (Fiber-To-The-Home), FFTB (Fiber-To-The-Building) o FFTC (Fiber-To-The-Curb) en el mercado residencial y empresarial. La fibra hasta la torre ofrece grandes mejoras en cuanto a ancho de banda, latencia y calidad de la señal. Además, las redes de acceso por fibra óptica ofrecen ventajas en cuanto a costes operativos, por las bajas necesidades de energía, menores interferencias, etc. Los operadores pueden reutilizar la infraestructura de fibra óptica desplegada en FTTH/B, para FTTT/CS, aumentando el retorno de la inversión. Es más, algunos de estos usuarios pueden tener “small cells” instaladas dentro o en las inmediaciones de sus casas u oficinas, con el fin de mejorar la cobertura y optimizar las tarifas de datos de sus dispositivos móviles. En este caso, tanto las “macro-cells” como las “small-cells” estarían conectadas a la red troncal del operador a través de conexiones de fibra óptica, aunque las “small-cells” compartiría la fibra con el resto de dispositivos y servicios del usuario final.

También se utiliza el término FFTA (Fiber-To-The-Antenna), cuando la fibra se lleva “más arriba”, remplazando el cable coaxial tradicional en nuevas construcciones o actualizaciones de la interconexión entre la “estación base” y la propia “antena”. La instalación de fibra hasta lo alto de la antena proporciona beneficios adicionales, ya que los cables coaxiales empleados por las antenas son relativamente anchos y pesados, ocupan más espacio, son ineficientes en términos de potencia, requieren más mano de obra de instalación, etc. Los operadores móviles pagan a los dueños de los emplazamientos donde se ubica la antena dependiendo del número y tamaño de los componentes instalados, por lo que cuento más compactos son, menor es el coste. Es decir, es preferible el menor volumen, mayor flexibilidad y menor peso de la fibra óptica.

Arquitectura de Fiber-To-The-Tower


<<< Volver al listado de artículos