CONSULTORÍA ESTRATÉGICA EN TECNOLOGÍAS
DE LA INFORMACIÓN Y COMUNICACIONES

CONSULTORIA EN REDES Y SERVICIOS DE TELECOMUNICACIONES






Noruega pionero en DAB... ¿qué pasa con España?

Autor: Ramón Jesús Millán Tejedor

Publicado en Conectrónica nº 186, GM2 Publicaciones Técnicas, 2015

Descargar el artículo en PDF


radio digitalEl pasado mes de abril Noruega anunció que en durante 2017 procederá al “apagón analógico” del servicio de radio en frecuencia modulada (FM). El “apagón” será progresivo, comenzando el 17 de enero y terminando el 17 de diciembre, convirtiéndose así en el primer país del mundo en dar este importante paso. Noruega comenzó sus emisiones en DAB (Digital Audio Broadcasting) en 2017 y, en la actualidad, cuenta con 5 emisoras de radio FM y unas 22 en DAB. El estado de penetración de DAB en Noruega es bastante elevado: un 44% de los hogares contaban en 2014 con un terminal adaptado para DAB, respecto al 32% de 2013.

Los beneficios que ofrece la radio digital para los usuarios son muchos, como: altísima calidad sonora, menores interferencias, información multimedia, menor consumo energético, etc. También es posible una mayor sencillez en el uso del receptor y la selección del programa, aunque la introducción de RDS (Radio Data System) sobre FM, ha supuesto un gran avance en la radio analógica. Además, la mayor eficiencia espectral y energética que ofrece DAB/DAB+ respecto a FM, permitirá reducir notablemente el coste de las emisiones y aumentar su oferta.

La radio digital se reguló por primera vez en España en 1999, mediante la aprobación del “Plan Técnico Nacional de Radiodifusión Sonora Digital Terrenal” por Real Decreto 1287/1999, de 23 de julio (BOE nº 177, de 26 de julio de 1999), y complementado por la Orden de 15 de octubre de 2001 (BOE nº 266, de 6 de noviembre de 2001). Las emisiones en pruebas con tecnología DAB comenzaron en 1998 y las emisiones de forma regular comenzaron en 2000, manteniéndose desde esa fecha hasta la actualidad varios programas de radio de ámbito nacional. El Consejo de Ministros, en su reunión de 10 de junio de 2011, aprobó el “Plan de Digitalización del Servicio de Radiodifusión Sonora Terrestre” (BOE nº 179, de 27 de julio de 2011), cuyo era “impulsar” la radio digital. Sin embargo, a pesar de que este plan se estableció casi hace 4 años y que llevamos más de 15 años de emisiones, no se ha producido un notable incremento del parqué de recetores digitales, ni por lo tanto, del número de oyentes de radio digital. Es más, la mayor parte de la población española no conoce la existencia de este tipo de radio y los beneficios que puede proporcionar esta tecnología.

La pregunta que muchos nos hacemos es: ¿estamos de nuevo perdiendo el tren de oportunidad? En mi opinión, absolutamente no. España ha sufrido una grave crisis económica y las prioridades y presupuestos han sido lógicamente otros, ya que aprendiendo de la experiencia de otros países podremos hacer esa transición más eficientemente y con un coste menor. El ser pioneros en la TDT (Televisión Digital Terrestre), nos ha supuesto varios problemas: pagar un sobreprecio en emisores y receptores TDT, retrasar el despliegue de la 4G/LTE por la necesidad de migrar antes canales de TDT, nuevas inversiones para afrontar el “dividendo digital”, etc. En la TDT era importante desocupar las frecuencias utilizadas, tanto por el gran ancho de banda que ocupaban, como por su atractivo para ser utilizadas por las operadoras de telefonía móvil. Además, había varios grupos de medios, interesados en ofrecer contenidos sobre las nuevas licencias, dado que la oferta de televisión era bastante limitada. En cambio, el espacio radioeléctrico que ocupan las radios analógicas es muy inferior y no puede ser utilizado con otros fines. Por otro lado, la oferta de canales de radio es bastante variada y, con Internet, es incluso posible acceder a una oferta mundial de forma gratuita.

Tampoco hay que olvidar, que la transición a DAB supone una importante inversión por parte de los usuarios. La migración de la televisión analógica a la TDT suponía cambios en las antenas y en los televisores, pudiendo en cualquier caso reutilizar el antiguo aparato de televisión utilizando un decodificador TDT. En cambio, la radio implica cambios en muchos más equipos: radio del coche, radios en el hogar, radiodespertadores, smartphone, reproductores MP3, aparatos HiFi, etc. El coste es notable, si se tiene en cuenta que el precio de un radio DAB es además de 2-3 veces respecto al de una radio FM. A medida que otros países, además de Inglaterra, Noruega, etc., adopten masivamente DAB, el coste de estos receptores decrecerá notablemente y será el momento adecuado para realizar esta transición en España.


<<< Volver al listado de artículos