ARTICULOS


Mensajes móviles multimedia MMS

Autor: Ramón Jesús Millán Tejedor

Publicado en Comunicaciones World nº 170, IDG Communications S.A., 2002



IntroducciÓn

El teléfono móvil se ha convertido en un compañero inseparable, un medio de comunicarse en cualquier momento y en cualquier lugar, que identifica incluso la personalidad de su dueño, como demuestra el enorme éxito que ha supuesto la descarga de tonos y melodías. Para hacerse una idea del impacto que la revolución del móvil ha supuesto, basta con revisar los datos de la asociación GSM, según los cuales el número de usuarios de telefonía móvil analógica y digital en el mundo a finales del 2001 era alrededor de 995,5 millones, de los cuales aproximadamente 646,5 millones utilizan GSM. Una revolución, de la que España no sólo no se ha descolgado, sino de la que se ha convertido en un actor destacado; con un total de 30,6 millones de usuarios en el primer trimestre del 2002, un 75% de la población, tiene una tasa de penetración superior a la media de Europa Occidental.

Por otro lado, las necesidades de comunicación de las personas son muy diversas y existen situaciones en las que lo que requerimos es comunicarnos de una forma barata, rápida y precisa. Para satisfacer esta necesidad sobre telefonía móvil, se ha desarrollado el servicio de mensajes cortos o SMS, que se ha convertido sorprendentemente en el servicio móvil de datos que más beneficios genera para las operadoras de telefonía móvil GSM. El envío de mensajes de texto a través del móvil no es sólo una gran fuente de negocio actual, sino que presenta un gran futuro avalado por, el desarrollo tecnológico, los ingresos multimillonarios repartidos entre las operadoras de red y los proveedores de contenidos y servicios, y su gran éxito entre la población joven que incluso ha llegado a inventar un nuevo lenguaje caracterizado por las abreviaturas y la falta de tildes y artículos.

Por lo tanto, con la base de un modelo de negocio de éxito en los SMS y como evolución tecnológica, el servicio de mensajería multimedia o MMS tiene un fuerte potencial para convertirse en un servicio de datos masivo, atrayendo a todos los actuales usuarios del SMS y ampliando los límites del servicio. La mensajería multimedia ofrecerá nuevas oportunidades de negocio y nuevas formas de ingresos a las operadoras y los proveedores de contenidos.

El SMS

El servicio de mensajes cortos o SMS (Short Message Service) se creó como parte del estándar GSM y se empezó a utilizar comercialmente en 1992. Durante los últimos años, ha tenido un enorme éxito entre los usuarios de las redes GSM, sobre todo entre la juventud, con millones de mensajes intercambiados cada año. Mientras que inicialmente estaban principalmente orientados a la comunicación persona a persona, recientemente las empresas han reconocido el alto potencial del SMS.

La tecnología GSM (Global System for Mobile communications) de radio celular digital, sobre la que opera SMS, supuso grandes mejoras respecto a los sistemas analógicos que la precedieron; consiguiendo un mejor rendimiento, calidad y seguridad, aprovechar mejor el espectro radioeléctrico, y tener amplias coberturas nacionales e internacionales a través del roaming o itinerancia. Este sistema alcanza una velocidad máxima de transferencia de datos de 9,6 Kbps, lo cual limita el tipo de servicios que se pueden ofrecer.

SMS consiste en el intercambio de mensajes únicamente de texto sin formato (es decir, no se pueden seleccionar diferentes fuentes, tamaños y estilos) entre teléfonos móviles garantizando al usuario el correcto envío de la información, aunque no posibilita el envío de mensajes en tiempo real. SMS permite típicamente un máximo de 160 caracteres por mensaje (70 de utilizar otro alfabeto distinto del latino, como el chino o el árabe). Existen ya varios terminales en el mercado que permiten enviar varios mensajes concatenados, pudiendo escribir textos más largos de hasta 480 caracteres. No obstante, esta funcionalidad únicamente es implementada en el terminal; es decir, la persona que envía un mensaje concatenado en realidad está enviando varios SMS y la red desconoce si los mensajes que procesa son concatenados o no. Después, es el terminal destinatario el que tiene capacidad para identificarlos y reensamblarlos según su orden. También es posible enviar un SMS a un terminal móvil mediante un PC con e-mail y conexión a Internet, aunque el tamaño máximo de los mensajes suele ser de alrededor de 120 caracteres. Los mensajes SMS viajan a través del canal de señalización de GSM, lo cual permite a la operadora sacar partido a un recurso infrautilizado.

La evoluciÓn a MMS

La mensajería instantánea inalámbrica o WIM (Wireless Instant Messaging) permite enviar mensajes de texto en tiempo real; es decir, posibilita que el destinatario reciba la información al mismo tiempo que el emisor la produce. Esta plataforma, promovida principalmente por Openwave, presenta en la actualidad varios problemas de interoperabilidad entre distintos suministradores y aún no existe ninguna solución comercialmente disponible; pero la gran demanda de mensajería instantánea en las empresas, augura su pronta introducción en el ámbito inalámbrico. Una vez que la tecnología WIM esté totalmente desarrollada, permitirá también incluir la presencia, o la habilidad para que un usuario sepa si otros están en ese mismo momento conectados a la misma red; y posibilitará la creación, gestión y comunicación en tiempo real con grupos de usuarios.

Entre el SMS y el MMS, encontramos una tecnología de transición denominada servicio de mensajería mejorado o EMS (Enhaced Messaging Service), que es parte de las especificaciones del 3GPP (Third Generation Partnership Project). Los mensajes EMS pueden contener sonidos, imágenes, animaciones y texto con formato; soportando también mensajes concatenados, es decir, los mensajes ya no están restringidos a 160 caracteres como ocurre en SMS. Los elementos del mensaje EMS, tales como las imágenes, son ubicadas en las cabeceras del mensaje SMS; por ello, los teléfonos que sólo soportan SMS pueden mostrar la parte de texto del mensaje, incluso si no pueden visualizar la parte EMS. EMS está ya disponible comercialmente, pues utiliza la infraestructura de SMS existente y varios fabricantes ofertan modelos de teléfonos móviles con capacidad EMS. Sin embargo, los enormes avances alcanzados últimamente en MMS reducirán el éxito y tiempo de vida de EMS. Por ejemplo, Nokia, uno de los principales partidarios de MMS, ha decidido no soportar EMS. Ha preferido centrarse en su tecnología propietaria Smart Messaging sobre SMS, que permite bajarse de servidores de Internet y transferir entre móviles, tonos de llamada e iconos. Smart Messaging, que lleva funcionando en los teléfonos Nokia desde 1998, es incompatible no sólo con SMS, sino también con EMS. No obstante, también existen partidarios de MMS, como Ericsson, que auguran un buen mercado para EMS hasta que MMS este totalmente lista.

El MMS

La mensajería multimedia móvil o MMS (Multimedia Messaging Service) es un estándar universalmente aceptado como parte de las especificaciones técnicas del 3GPP, que permite a los usuarios de teléfonos móviles con capacidades de MMS enviar y recibir en un mismo mensaje texto con formato, sonido, imágenes, animaciones y vídeo clips. Los vídeos, sonidos e imágenes de alta resolución pueden ser descargados al teléfono desde servidores de contenidos WAP, transferidos al teléfono mediante un accesorio adjunto, como por ejemplo una cámara digital, o recibidos en un mensaje MMS. Los mensajes MMS pueden ser enviados a otro teléfono móvil con capacidad de MMS o a una dirección de e-mail. MMS al igual que SMS, garantiza al usuario el envío de la información y utiliza la tecnología de almacenamiento y reenvío, es decir, no asegura el envío de los datos en tiempo real.

El envío de un mensaje MMS consiste sólo en los siguientes pasos: introducir el número de la persona a la que se la quiere escribir, escribir el propio mensaje, añadir una imagen digital o sonido, y enviar el mensaje. Básicamente, los paquetes MMS son transmitidos por medio de WAP en tramas de datos binarios. MMS fue desarrollado inicialmente sobre WAP 1.2, protocolo que no fue concebido para soportar MMS a diferencia de la nueva versión WAP 2.0, que soporta MMS oficialmente como una de sus especificaciones. El protocolo de aplicaciones inalámbricas o WAP (Wireless Application Protocol) ha supuesto, desde su introducción en 1999, la apertura de Internet a terminales móviles con micronavegadores WWW operando sobre las redes GSM implantadas, constituyendo el primer paso hacia la tercera generación de comunicaciones móviles o 3G. Se trata de una plataforma de desarrollo de servicios y aplicaciones WWW, independientes del tipo de terminal del usuario y de la red utilizada. El protocolo WAP proporciona a los usuarios el acceso a servicios interactivos, tales como información del tiempo, noticias, banca, servicios de entretenimiento, etc.

Cada trama de un paquete MMS consiste en varios objetos pequeños e independientes y puede contener a la vez imágenes, sonidos o texto de varios tamaños. La trama tiene también una cabecera que muestra el origen y destino del paquete. El lenguaje de presentación de los mensajes utilizado es el SMIL (Synchronized Multimedia Integration Language), que es un estándar basado en el XML (eXtensible Markup Language) del W3C (World Wide Web Consortium). SMIL tiene dos funciones principales: mostrar en qué parte de la pantalla va a ser presentado un objeto y utilizar la temporización para añadir o eliminar objetos, como si se tratase de una presentación Microsoft PowerPoint. Para facilitar su uso mediante el editor del terminal móvil, existen varias plantillas preestablecidas para la construcción de páginas, pero también es posible para quien lo desee crear las páginas partiendo de cero. El tamaño de la pantalla del terminal permite visualizar simultáneamente tres objetos en cada página, por ejemplo, un texto, una imagen y un sonido; y el mensaje puede consistir en varias páginas.

MMS soporta actualmente los formatos de imágenes estándar GIF89a, GIF 87a, WBMP y JPEG; los formatos de sonido AMR e iMelody; y no soporta vídeo. En un futuro, MMS soportará también formatos de imágenes estándar tales como JPEG 2000; formatos de vídeo tales como MPEG4, ITU-T H.263 o Quicktime; y formatos de sonido tales como MP3, WAV y MIDI. Mientras que el tamaño medio de un mensaje MMS es de 140 bytes, el de un mensaje en su etapa inicial MMS será de alrededor de 30.000 bytes y, más tarde, de alrededor de 100.000 bytes. La mensajería multimedia requiere por consiguiente de altas velocidades de transmisión, algo que GPRS y UMTS pueden ofrecer. La tecnología GPRS (General Packet Radio Services) supone la irrupción de la conmutación de paquetes basada en el protocolo IP en el mundo de los datos sobre el móvil, alcanzado mediante técnicas de digitalización de datos en las actuales redes GSM, velocidades de 50 Kbps que podrán llegar en breve hasta los 115 Kbps. Mientras que el sistema GPRS está implantado desde el 2001 en la mayoría de las redes GSM, UMTS necesita el despliegue de una red prácticamente nueva y no estará disponible comercialmente hasta alrededor del 2003. UMTS (Universal Mobile Telecommunications System) está optimizada para permitir servicios multimedia interactivos de alta velocidad, tales como voz, acceso a Internet y videoconferencia; y proporcionará velocidades de hasta 2 Mbps en áreas locales y de 384 Mbps en áreas de acceso amplias con movilidad total. Con GPRS y UMTS se factura por cantidad de información transferida, en vez de por tiempo de conexión, como sucede en GSM.

Para poder utilizar MMS, es necesario que la red del operador GPRS o UMTS tenga los elementos necesarios para ofrecer este servicio y que el usuario disponga de un teléfono móvil con capacidad de MMS, tal y como se ilustra en la Figura 1. Sony Ericsson y Nokia son los fabricantes de teléfonos móviles que más rápidamente se han introducido en el mercado de MMS. Para soportar la tecnología MMS, las redes GPRS actualmente existentes necesitan un centro de servicio de mensajería multimedia móvil o MMS-C (Multimedia Messaging Service Centre). El MMS-C es el responsable de la transmisión, almacenamiento, envío y notificación de recepción de mensajes multimedia entre los terminales móviles o entre un terminal móvil y cualquier dispositivo que soporte MMS. Este sistema también es el encargado de generar los datos de facturación de los mensajes y de convertir o adaptar los mensajes a las capacidades del terminal receptor; es decir, si por ejemplo un terminal MMS con pantalla a color de alta resolución enviase una imagen en color a un terminal MMS con pantalla en blanco y negro de baja resolución, podría convertir la imagen a blanco y negro. Del mismo modo, no hace falta que el terminal receptor de un mensaje MMS sea compatible con esta tecnología; el MMS-C detectará este hecho y le enviará, en vez del mensaje multimedia, un SMS normal donde se le indica una dirección URL de Internet en la que será almacenado el mensaje, el cual podrá descargar mediante WAP. Esta capacidad de identificar las posibilidades del dispositivo MMS receptor, es nueva respecto al SMS-C (Short Message Service Centre); pudiendo de este modo resolver en MMS los problemas de compatibilidad que existen en estos momentos en SMS. Los principales proveedores de MMS-C, según datos de un reciente estudio de Desdner Kleinwort Wasserstein, son: Ericsson, Nokia, CGM, Logica y Comverse.

Arquitectura de MMS

Figura 1: Arquitectura de MMS.

El MMS IOP

CMG Wireless Data Solutions, Comverse, Ericsson, Logica, Nokia, Motorola, Siemens y Sony Ericsson, decidieron el pasado mes de Abril dar un empujón a la mensajería multimedia, uniéndose para la creación de un grupo de interoperabilidad o IOP (InterOperability Group) para MMS. El principal objetivo es asegurar una sencilla introducción de los mensajes MMS en el mercado.

Entre las actividades del grupo están: el apoyo y la coordinación de las pruebas de compatibilidad en MMS, la resolución de los problemas encontrados y la canalización de la información técnica relacionada con dichas pruebas. Los resultados de las pruebas serán comunicados al 3GPP y al WAP (Wireless Application Protocol) Forum, organismos de los que también son socios los miembros del MMS IOP y que fueron los que definieron y aprobaron el MMS. Esto ayudará a los fabricantes y desarrolladores a asegurarse de que las aplicaciones MMS sean compatibles entre todas las marcas y terminales, y tendrá como resultado una introducción más rápida de los productos MMS en el mercado.

El grupo ha acordado la elaboración de un Documento de Conformidad de MMS, que definirá el conjunto mínimo de características que un equipo MMS deberá soportar y en el que se basarán las actividades futuras del grupo.

El mercado de MMS

Los SMS aparecieron, básicamente, como un servicio de notificación por parte de la operadora de nuevas llamadas en el buzón de voz, de las tarifas de roaming en un nuevo país, etc. Pero en los últimos años, el SMS se ha convertido en un gran negocio, debido especialmente a su utilización masiva por parte de los adolescentes; que han hecho de los mensajes cortos un código de comunicación entre ellos que ha sorprendido al sector, pues ni ha sido un servicio cómodo de usar ni ha habido una estrategia clara de marketing por parte de las operadoras. Pero además de ser utilizado para comunicarse rápidamente y de forma barata (el servicio es ofrecido sin cuota mensual y con un coste fijo por mensaje a cualquier hora del día) con otras personas, este servicio se ha convertido también, en una forma sencilla de acceder a servicios de información especializada y de participar en concursos, sorteos, encuestas y foros de opinión organizados por cadenas de radio y televisión, prensa escrita o portales de Internet; son los denominados mensajes Premium, donde de los ingresos generados por cada mensaje (de coste superior a los habituales), estas compañías se quedan aproximadamente con un 25%, el otro 25% es para el cliente o medio de comunicación y el 50% para la operadora. Uno de los servicios que más éxito está teniendo actualmente, es la descarga de tonos y melodías; que se realiza generalmente mandando un SMS a un número concreto y, pasados unos minutos, el usuario recibe el mensaje con la melodía o el logotipo seleccionado. No obstante, continuamente aparecen nuevos servicios basados en SMS, por ejemplo, recientemente se ha hecho posible la recarga de los móviles de prepago a través del móvil; basta con enviar un SMS al operador de prepago y, a los pocos segundos, una llamada en el móvil permite al usuario autorizar la transacción y el teléfono queda recargado. El marketing empresarial a través de SMS, es un negocio de alto potencial todavía sin explotar.

Según datos de la consultora Forrester, el número de SMS enviados a nivel mundial durante el 2001 supuso un crecimiento del tráfico de un 66,54% respecto al 2001, haciendo un total de 202.800 millones, con un número de SMS por usuario de 17,80. Esto supuso unos ingresos totales de 13.060,52 millones de dólares. Por otro lado en el mismo estudio prevé que el número de SMS crezca desde los 312.210 millones en el 2002 hasta los 570.000 millones en el 2004, alcanzando unos ingresos de 26.611,30 millones de dólares.

MoviStar, Vodafone y Amena son las tres operadoras de GSM que gestionan los mensajes cortos en España, cuyo número medio mensual por cliente durante este año está siendo superior a 50. El envío de mensajes SMS entre teléfonos móviles se ha mantenido un precio fijo de 0,15 euros (25 pesetas) a cualquier hora del día; aunque las operadoras suelen ofrecer un cierto número de mensajes gratuitos al mes para clientes con contrato y entre clientes de la misma compañía, clientes de un mismo grupo, etc. El envío de mensajes Premium también está resultando un éxito, sólo durante la elección de los finalistas de Operación Triunfo del 4 al 11 de Febrero, se recibieron 1.092.254 votos mediante SMS con un coste de 0,90 euros por mensaje, mientras que el número de votos recibidos por llamadas al 906 con un coste de 0,81 por minuto de llamada fue de 739.077. Los últimos datos de la CMT (Comisión Nacional del Mercado de las Telecomunicaciones) cifran en 280,98 millones de euros lo que facturaron las operadoras durante el primer semestre del 2001, frente a los 302,78 millones alcanzados durante todo el 2000, suponiendo volúmenes de facturación de alrededor del 7% respecto al total.

Después del éxito arrollador del servicio SMS, la nueva tecnología MMS se perfila como su continuación natural, ya que añade a las ventajas de los mensajes cortos, contenidos multimedia tales como imágenes y sonidos. De hecho, los proveedores de contenidos encuentran un mayor potencial en MMS que en SMS, donde el 90% de los mensajes son de persona a persona. Las operadoras también esperan captar más la atención de los usuarios empresariales con MMS respecto a SMS, de hecho, estos usuarios tienden a ser menos susceptibles al precio. Según The Yankee Group, los consumidores en el 2006 utilizarán un 30% el MMS frente a un 62% el SMS (el otro 8% corresponde a EMS) para comunicarse directamente; mientras que los usuarios empresariales utilizarán en un 11% el MMS frente a un 89% el SMS. El mismo estudio prevé que antes del 2008 los beneficios por MMS en los usuarios empresariales superen a los consumidores. La intención es que no es necesario que MMS sea mucho más caro, un precio alrededor de 2-3 veces mayor que el de los mensajes SMS actuales, y que los clientes paguen por mensaje aunque también se está pensando en establecer un servicio de prepago. Será posible utilizar MMS en el sistema GPRS actual, pero UMTS permitirá incrementar la calidad de los servicios.

No obstante, para todo esto, es necesario que las operadoras implanten el servicio MMS en sus redes. Según un estudio de la consultora Desdner Kleinwort Wasserstein, alrededor del 90% de los operadores de telefonía móvil, estará preparado para soportar MMS este año. Por ejemplo, Amena ha sido la primera operadora en ofrecer MMS en nuestro país a finales del pasado mes de Junio, con una tarifa promocional de 0,15 euros por mensaje. Por otro lado, aunque la mayoría de fabricantes de teléfonos móviles han anunciado que no tendrán disponibles modelos con capacidad de MMS hasta final de año, ya existen modelos en el mercado. El primer teléfono móvil preparado para MMS en aparecer, a primeros del 2002, ha sido el T68i de Sony Ericsson, mostrado en la Figura 2. Este teléfono GPRS triple banda con pantalla a color está pensado, además, para adaptarse a la nueva CommuniCam MCA-10, una cámara digital para hacer fotografías con resolución VGA a través del teléfono y que se pueden enviar móvil a móvil mediante EMS, MMS o Bluetooth. También está disponible desde el pasado verano el Nokia 7650, mostrado en la Figura 3, que en este caso integra la cámara digital en el propio teléfono y que soporta la tecnología Java, con lo cual podrán bajarse de Internet mediante MMS aplicaciones y juegos para el teléfono móvil.

Los proveedores de contenidos también han empezado a moverse en torno al negocio de los MMS. Una de las iniciativas más destacadas es la que han protagonizado recientemente Ericsson España y Geofactory, firmando un acuerdo de colaboración para el desarrollo de nuevos servicios MMS, entre los que se incluye la posibilidad de acceder a los contenidos y puntos de interés facilitados por LaNetro, recibir mapas digitales en los móviles para localizar cualquier dirección y previsiones meteorológicas. Ericsson aportará la solución técnica y sus competencias para la integración de las aplicaciones y Geofactory, filial de tecnología del Grupo LaNetro, el desarrollo de la aplicación y los contenidos.

SonyEricsson T68iNokia 7650

Figura 2: Sony Ericsson T68i y Nokia 7650.


<<< Volver al listado de artículos